Los lunes a la sombra

Hace mucho, mucho, mucho tiempo, en un país muy lejano, vivía un hombre al que no le gustaban los lunes. Por la mañana, se levantaba de muy mal humor.

Esperaba, también de muy mal humor, el autobús para ir al trabajo.

Después, llegaba sumamente amargado a la oficina. Se quejaba durante toda la mañana de que todavía faltaba mucho para el fin de semana.

Conforme pasaban los días y se acercaba el viernes, su humor iba mejorando.

Y así, semana tras semana…

Hasta que un viernes pasó algo extraordinario, algo que no le había pasado nunca en toda su vida…

Mientras esperaba el autobús, después de terminar la jornada semanal, y a punto de empezar el tan ansiado fin de semana…

tuvo un ataque al corazón y murió.

Fin.