Ya sabes que no me gustan las muletillas en el lenguaje. ¿Sabes?

Cafetería