Buenos días, mundo cruel

Me gusta levantarme todas las mañanas de buen humor. La vida es un motivo de felicidad. Aunque esta última frase me haya quedado un poco cursi, nunca dejo que ningún cabrón me arruine el día.
Me gusta levantarme todas las mañanas de buen humor. La vida es un motivo de felicidad. Aunque esta última frase me haya quedado un poco cursi, nunca dejo que ningún cabrón me arruine el día.

A este mundo tan cruel no hay que querer decirle “Adiós”, sino “Buenos días” porque, al fin y al cabo, la vida es fascinante. Intentaré que este blog también lo sea. Siempre llevo conmigo una pequeña libreta donde anoto todos los pensamientos que se me van ocurriendo, acompañados de un dibujo. He llegado a tener tantos, que he pensado que ya era hora que vieran la luz. Los iré publicando en este blog.

2 comentarios

  1. A mi me pasa igual. Independientemente de lo que pase (a no ser que sea algo muy grave, que muy grave es básicamente una enfermedad chunga) siempre me levanto de muy buen humor.

    Chin chin!!!

  2. ¡Chin chin!

    Muy cierto lo que dices. Me olvidé de decir que siempre, por las mañanas, el café me ayuda a arrancar con energía. Un saludo.

Los comentarios están cerrados.